Centro de Educación Infantil Baloo

 

Cómo explicar a los niños la situación económica actual

Todos sabemos que la crisis económica va más allá de las cifras que nos muestran diariamente en los informativos. Se he convertido en algo con lo que tenemos que lidiar a diario y que ha hecho que nuestro estilo de vida haya cambiado de manera significativa.

 

Si tenemos en cuenta que los niños perciben lo que sucede en su entorno a través de los ojos de los adultos en general, y de sus padres en particular, podemos afirmar que el sentimiento de confusión, frustración e incertidumbre que muchos adultos sufren como consecuencia de la actual situación económica, es percibido inevitablemente por los niños.

Y es, llegados a este punto, cuando nos surgen las dudas con respecto a la manera de explicar esta situación a nuestros hijos. Lo que está claro es que dejar preguntas sin respuesta no es una buena solución, ya que el niño buscará esas respuestas por su cuenta o se imaginará cosas que pueden diferir notablemente de su situación real.

 

 

 ¿CÓMO HAY QUE TRATAR EL TEMA DE LA CRISIS CON LOS NIÑOS?

En primer lugar, se lo deberemos explicar de una forma sencilla, sin alarmismos y, sobre todo haciendo que se sientan seguros. Es importante que los niños no sientan miedo o desamparo. Deben saber que sus padres siempre cuidarán de ellos y los protegerán, que aunque tengan que renunciar a ciertas comodidades, nunca les va a faltar lo más importante.

No es necesario hacer una "reunión" familiar para hablar de la crisis, bastará con estar atentos a los comentarios de nuestros hijos, a sus peguntas, incitarles a hablar y aprovechar cualquier ocasión para que expresen sus sentimientos y dudas.

Cuando la familia está pasando por apuros económicos, se le tiene que explicar al niño por qué a la hora de comprar se miran los precios y se escogen los más baratos y por qué deberá renunciar por un tiempo a algunos caprichos que por tratarse de teles no son realmente necesarios. Se trata de hacerles entender que cuando se les niega algo es por una razón importante aunque en ningún caso habrá que cargar sobre ellos una preocupación o responsabilidad que corresponde en exclusiva a los adultos.

Hay una serie de pautas que se pueden seguir para que el niño entienda y asuma esta situación con naturalidad:

  • Evitar discusiones por cuestiones económicas delante de los niños. Los problemas económicos crean discusiones que surgen como mecanismos para liberar el nerviosismo y la tensión que nos invade interiormente. Es vital que estas discusiones no se produzcan cuando los niños estén delante.
  • Involucrarlos en la economía familiar. Los niños, a su manera, pueden aportar ideas para ahorrar. Seguramente se tratará de ideas absurdas pero el objetivo es hacerles partícipes y que se sientan escuchados.
  • Dejarles claro que la situación es temporal. Si uno de los padres no tiene trabajo, si tienen que cambiar de casa o reducir gastos, tienen que sentir que es algo pasajero, que la situación cambiará en un futuro.
  • Proponer alternativas y resaltar las cosas positivas. Si este año no se puede ir fuera de vacaciones se propondrán alternativas ilusionantes para la familia: recorrer juntos el centro de la ciudad, hacer excursiones al campo, pasear en bici,...
  • Reordenar nuestras prioridades. Es muy importante que los niños sepan valorar lo que tienen en cada momento, independientemente de la situación económica familiar. Lo importante es saber estar satisfecho y feliz con lo que uno tiene.

 

¿TIENE LA CRISIS UN LADO POSITIVO?

Como en todas las cosas de la vida, también hay que saber ver el lado positivo de la crisis, aunque dicho así parezca algo ilógico. Y es que la situación por la que estamos atravesando puede ayudar a lo niños de una generación que ha nacido y crecido con un exceso de consumo, a valorar más las cosas y a diferenciar entre el valor y el precio, entre la necesidad y el deseo.

Se puede enseñar a los niños a ahorrar, a manejar su paga (sea de la cantidad que sea), y a no gastar en cosas innecesarias, aunque sin olvidar que un pequeño capricho de vez en cuando siempre es positivo.

CookiesAccept

Este sitio utiliza cookies para funcionar correctamente.

Si Vd. continua navegando está aceptando nuestra política de cookies. Saber más

Acepto